Saltear al contenido principal
Olint

El futuro está aquí: Ciruelos D’Agen en Súper Alta Densidad

El Futuro Está Aquí: Ciruelos D’Agen En Súper Alta Densidad

Gracias a portainjerto de bajo vigor Rootpac-20, de Agromillora.

Al 5° año de plantación, en su 3ª cosecha, en un ensayo de 3 hectáreas, los ciruelos D’Agen de Agrícola San Miguel de Calleuque entregaron una producción de 31.000 kg de fruta fresca/ha. El calibre promedio de fruto deshidratado fue de 68. Todo lo anterior, aplicando poda mecanizada y cosecha con una máquina cabalgante, que permitieron una considerable mejora en la oportunidad y rapidez de las operaciones, un mucho menor requerimiento de mano de obra y una baja relevante de los costos.

La primera cosecha de ciruela D’Agen en Súper Alta Densidad se efectuó de forma completamente mecanizada en febrero de 2018, en Agrícola San Miguel de Calleuque, Peralillo, región de O’Higgins, bajo la gerencia agrícola de Andrés Schurter. El ensayo de 3 hectáreas (ha) se había plantado poco más de tres años antes, en la primavera de 2014. Se trata de la primera prueba de su tipo con D’Agen en el mundo, recién en 2019 se inició una segunda experiencia en EE.UU. Usando el portainjerto de bajo vigor Rootpac-20, de Agromillora (50% del vigor de Mariana 2624), se establecieron 1.905 plantas por hectárea a una distancia de 3,5 x 1,5 metros.

Para la primera cosecha se utilizó una máquina cabalgante New Holland 7090 a 3 km/hora y movimiento de brazos de 380-400 rpm. La fruta se encontraba con 25°Brix y se obtuvieron 6.400 kg/ha (2.133 kg de fruta deshidratada/ ha). El daño en las ciruelas fue mínimo; salieron limpias, con una muy baja caída al suelo.

Al año siguiente, el 7 de febrero de 2019, se hizo una segunda cosecha, ahora doble propósito, con una parte de la producción destinada a fresco y otra a deshidratado. Se realizó en forma peatonal, sin necesidad de escaleras. El rendimiento llegó a 21.100 kg/ha (equivalentes a 6.700 kg de fruta deshidratada/ha). En la tercera cosecha (febrero de 2020) el resultado alcanzó los 31.100 kg/ha y un rendimiento seco de 11.500 kg/ha (índice de conversión: 2,7), con un calibre promedio de 68.

Todo se destinó a deshidratado. Hubo un 2,8% de daño de frutos, fracción igual o menor a la de una cosechadora side-by-side.

 

UN SISTEMA AGROINDUSTRIAL MÁS SIMPLE, ECONÓMICO Y PRODUCTIVO

–La idea es poder facilitar el manejo de los agricultores –expresa Mauricio Zúñiga, Responsable Técnico Comercial Agromillora Sur– y tener un sistema agroindustrial mucho más simple, más económico y más productivo. Estos productos, en el caso de los olivos, almendros y ciruelos, son commodities, nosotros no podemos hacer nada con los precios, que se fijan a nivel internacional. La única opción que tenemos es ser más eficientes y más productivos para lograr una mejor rentabilidad. La decisión de exportar en fresco se toma de acuerdo a cómo viene el mercado. Si resulta interesante para el productor, él cosecha en forma peatonal los calibres más grandes que cumplan los parámetros de calidad (16-18°Brix y calibres superiores a 33). El porcentaje de fruta restante se cosecha con máquina para mercado agroindustrial.

–El calibre 68 está dentro de los rangos de la producción nuestra –aclara Andrés Schurter– y es bastante bueno a nivel nacional. El año anterior había sido de 63 frutas secas por libra. En fruta fresca equivaldría a un calibre 32, el más demandado. Un solo operador hace la cosecha y se puede trabajar eventualmente en turnos las 24 horas sin riesgo para las personas. Demora 2 a 2,5 horas/ha, lo cual significó que si en el sistema side-by-side usábamos un carro, ahora debimos utilizar tres; así y todo, fue insuficiente para la rapidez de la operación.

Al quinto año después de plantación el total acumulado es de 58.700 kg/ha, casi 60 t/ha, por lo cual Andrés Schurter considera demostrada la precocidad del sistema.

ciruelos super alta densidad

CONDUCCIÓN EN SETO TIENE GRANDES VENTAJAS DE MECANIZACIÓN EN PODA Y COSECHA

La formación de los árboles corresponde al tipo seto o muralla frutal. En cuanto a tamaño, no superan los 80 cm de ancho. Dependiendo de la cosechadora que se va a utilizar, la altura es de 2,5 a 2,7 m. Existen máquinas que incluso permitirían llevar esa medida a los 3 m. Las podas de formación y de producción son todas manuales simples o mecánicas.

–¿Esto afecta en términos fitosanitarios?

–No hemos tenido problemas de enfermedades –responde Zúñiga–, solo algunas muertes de plantas quebradas por la máquina y otras por fusarium (probablemente por daños mecánicos).

Sin embargo, esto ha resultado irrelevante en la producción. Además, dejando sin podar los dos árboles aledaños, en un par de temporadas la muralla frutal puede cubrir casi en su totalidad el espacio que queda debido a la pérdida de un ciruelo. Por otra parte, al mantener un seto delgado, de 80 cm, las aplicaciones foliares logran mejor mojamiento, requieren un menor volumen de agua/ha (500 a 750 L/ha), además de sumarse a una excelente aireación y luminosidad. No se ha presentado cáncer bacterial.

De acuerdo al Responsable Técnico Comercial de Agromillora, en estos sistemas la luz resulta mucho más eficiente que en la formación tradicional, pues penetra sin problema. Aunque la fruta del interior tarda un poco más en tomar color, al momento de cosechar no hay diferencias en este aspecto ni en contenido de azúcar.

–Únicamente hicimos podas manuales de formación, en primavera –recuerda Schurter–, cuando el seto medía 1 m. Después te vas solo a podas mecánicas de verano. Se hace una poda alrededor de un mes antes de cosecha, con un doble beneficio: encuadras el seto en 80 cm para que la cosechadora entre sin dificultad e ingrese luz para lograr un buen color, además de iluminar en forma eficiente el interior de la planta, que es el gran secreto de este sistema. El costo de la poda anual no supera los $150.000 / ha. (3 podas mecánicas/año).

 

DE ACUERDO A LOS DATOS RECOGIDOS, SE AHORRAN US$2.500-3.000/HA POR TEMPORADA

Cada planta tiene un costo de US$3,32. Con los datos reales de Agrícola Schurter, Mauricio Zúñiga calcula la inversión total al año cero en US$13.000-15.000 sin considerar el valor del terreno. Los costos agrícolas de los años 1 y 2 se sitúan alrededor de los US$2.500; en los años 3 y 4 son del orden de US$4.000-6.500, dependiendo del destino: industria o doble propósito.

De ahí en adelante los costos anuales van de US$6.500 a 8.500, también dependiendo del destino. La recuperación de lo invertido, señala, ocurriría al año 4 o 5, variando según el valor de la fruta así como del porcentaje que se destina a fresco o deshidratado.

Los principales ahorros se generan en poda, cosecha y recurso hídrico. “Creemos que podríamos ahorrar un 30% menos de agua; al año 5 se regó igual que el sistema tradicional, 7.000 m3/ha, pero pensamos que fue demasiado”, reflexiona el profesional de Agromillora.

Las economías se calculan en US$2.500-3.000/ ha año. Por lo tanto, ante rendimientos iguales el sistema en alta densidad resulta mucho más rentable que el tradicional.

–¿Cómo se evalúa la inversión inicial?

–Hay un costo mayor por el tema de las plantas, es lógico –explica Andrés Schurter–, porque estás metiendo cuatro veces la cantidad de plantas/ha. En el sistema tradicional probablemente los costos son menores al principio, pero vas a gastar más plata en el tiempo.

 

LAS CARACTERÍSTICAS DE UN PATRÓN DE BAJO VIGOR

ciruelos en super alta densidad

Con solo 5 años de experiencia, no es posible afirmar cuál será la longevidad de los ciruelos. “Probablemente ocurra lo mismo que en olivos, con huertos de más de 20 años, o que en almendros, donde los primeros campos en alta densidad ya cumplieron 12 años”, prevé Zúñiga.

Dado que el portainjerto Rootpac-20 tiene raíces superficiales, el control de malezas se debe hacer con herbicidas de contacto hasta el tercer año. Posteriormente pueden ocuparse herbicidas sistémicos, teniendo la precaución de no mojar sierpes si no fueron controladas. Este patrón genera frutos de buen calibre y mejora su acumulación de azúcar. Se adapta bien a suelos arcillosos y a situaciones de replantación. Las raíces se concentran casi en su totalidad en un diámetro no superior al metro, por lo que no sufren compactación directa debido al paso de maquinaria.

 

PROYECCIONES 2020/21 INDICAN QUE EL RENDIMIENTO PODRÍA SER AUN MAYOR

–¿Cuál es la superficie mínima para hacer una plantación en alta densidad en ciruelos?

–Contando con parque de arriendo de máquinas cosechadoras, no tiene mínimo –aclara Mauricio Zúñiga–. Hoy en Chile para las empresas que prestan servicios en viñas y olivos resulta una ventaja disponer de otro frutal cuando aún no inician fuertemente la temporada de uva.

El gerente agrícola de San Miguel de Calleuque proyectaba inicialmente alcanzar la plena producción en la tercera cosecha, pero ahora revisa las cifras:

–Vamos a corregirlas esperando un alza para este año 2021, probablemente de unos 3.000 kg secos, o sea al menos unos 6.000 kg frescos, si es que no hay dificultades climáticas. Es una suposición en base a las yemas productivas.

Este año estamos creciendo en altura del seto, de 2,40 m a unos 2,50-2,70 m, lo cual se transforma en una producción adicional del orden de 15%. De tener una máquina con la cual cosechar árboles de 3 m, lo haríamos, y si alguien me ofrece un equipo para 3,30 m, se lo compro, porque logro un 25% más de producción. Hay fabricantes que están probando modelos para árboles más altos; están viendo que esto es el futuro, como lo creemos nosotros.

–¿Piensas aumentar la superficie?

–De hecho estamos trabajando en un proyecto de goteo para eso. Queremos partir en octubre con 60 ha. Hoy en día no estoy haciendo plantaciones tradicionales.

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba