Saltear al contenido principal
Olint

Entrevista a Miguel Ángel López

Entrevista A Miguel Ángel López

Miguel Ángel López, Socio de Iberian Smart Financial Agro.

¿Quién es Miguel Ángel López?

Me he especializado en el desarrollo de proyectos a nivel internacional relacionados con el tratamiento de residuos sólidos, biosólidos, energías renovables y agroindustriales, y he sido gerente de proyectos en Sudamérica, Norte América, Europa y Africa. A lo largo de mi trayectoria profesional he sido gerente para España y Sudamérica para empresas multinacionales del sector de la biotecnología, CEO de Keppel Seghers Ibérica y Vicepresidente de Desarrollo de Negocios para Proyectos Waste to Energy y Biomass to Energy para la Región Iberia, Sudamérica y Norte América para Keppel Seghers, Presidente de Iconsa Ingeniería, Director de la división de Biomasa de BAS Corporation, Director desarrollo de negocio Biomasa en Dominion y Presidente de la startup Ixorigué Tech.

Actualmente, convencidos de las oportunidades que la península ibérica ofrece en el sector primario, junto a otros dos socios, Asier Ugaldea e Iker Barón, decidimos iniciar ISFA. Una empresa para desarrollar proyectos agrarios, estructurándolos con un esquema de garantías similar al que es habitual en proyectos de infraestructuras o energías donde participa capital privado.

Miguel Ángel López
Miguel Ángel López, Socio de Iberian Smart Financial Agro.

¿Qué es ISFA? ¿Cuál es la diferencia y le aporta valor añadido?

ISFA (Iberian Smart Financial Agro) es una compañía de inversión y gestión de proyectos agrarios eficientes y sostenibles de almendro y otros frutos secos. ISFA desarrolla proyectos agrarios bajo estándares de seguridad financiera con vocación de explotación a largo plazo. El Equipo Gestor de ISFA tiene una larga trayectoria en el desarrollo y en la estructuración de proyectos, y cuenta, adicionalmente, con el apoyo y la experiencia de firmas de reconocida experiencia y prestigio en el sector Agrario.

En ISFA trabajamos bajo criterios de:

» Sostenibilidad Medioambiental, aplicando sistemas de cultivo del almendro eficiente y sostenible (SES);

» (ii) Inversión Social, generando empleo cualificado e industria auxiliar;

» (iii) Gobernanza, con un Equipo gestor y consejeros con gran experiencia en el sector, implicados con el cumplimiento de criterios ISR (Inversión socialmente responsable) y ESG (Environmental, Social and Governance);

» (iv) Mercado, ISFA realiza plantaciones de almendros, atendiendo un mercado global creciente;

» (v) Innovación, utilizamos la tecnología más avanzada de monitoreo y control de distintos parámetros agronómicos para facilitar la toma de decisiones en campo de nuestros técnicos;

» (vi) Integración industrial, aspiramos a una cierta integración industrial, bien mediante alianzas con otros actores de la cadena de valor, o bien por nosotros mismos, con el objetivo de optimizar la cadena de valor, para alcanzar una mayor competitividad.

 

El valor añadido de ISFA es la suma del valor que aporta cada uno de sus participantes. Entendemos que las decisiones agronómicas, en todo momento deben ser consensuadas y compartidas entre nuestros asesores técnicos (IRTA), nuestro equipo técnico, nuestros socios tecnológicos (Agromillora) y las empresas en las que nos apoyamos para la transformación de las tierras primero y en la gestión de las mismas después (CBH y Bolschare).

«El valor añadido de ISFA —Iberian Smart Financial Agro— es la suma del valor que aporta cada uno de sus participantes»

¿Qué tipos de proyectos agrarios intensivos trabajan?

ISFA actualmente está desarrollando proyectos de Almendro en sistema SES, con un marco de plantación de 1,25 x 3,25, con el objetivo de plantar hasta 5000 hectáreas en 4 años. En 2020 hemos superado las primeras 1.000 hectáreas de transformación y plantación.
Además de la alta densidad de plantación, el diseño del cultivo se basa también en la estructura del seto y del sistema de riego automático localizado lo que permite una mayor eficiencia en el consumo de agua y fertilizantes, así como en la aplicación de productos fitosanitarios, considerando varias ventajas respecto a otros sistemas tradicionales, por ejemplo, menor cantidad de fertilizantes, de agroquímicos, de agua, de energía y menor huella ambiental. Adicionalmente, el sistema de plantación SES implementado por ISFA permite altos niveles de penetración y captura de energía solar que se traduce en una elevada captación de C02 atmosférico y producción de O2.

¿Por qué apuestan por este tipo de modelo intensivo?

Desde ISFA hemos analizado las distintas alternativas en cuanto a modelos productivos del almendro. Creemos que hoy en día solo el modelo intensivo y el SES son alternativas para tener una alta producción de almendra en tierras de regadío.
En nuestro caso nos hemos decidido por el sistema SES pese a su mayor inversión inicial, puesto que la precocidad en las primeras cosechas y el menor coste de operación mitigan esa desventaja.

No obstante, los motivos que nos ratificaron en nuestra decisión están fundamentados en la sostenibilidad del modelo, me explico:

» La mayor eficiencia y mecanización del sistema permite reducir los costes productivos y lo hace más sostenible en el largo plazo.

» El menor consumo de agua o de fitosanitario por Kg de almendra producida con el sistema SES es un factor muy importante a considerar en un proyecto que tiene un horizonte de 25 años.

» Y la mayor mecanización de los procesos permite una menor dependencia de mano de obra no cualificada, generando empleo de mayor calidad y una mayor seguridad en los costes de operación en el largo plazo.

«En nuestro caso nos hemos decidido por el sistema SES pese a su mayor inversión inicial, puesto que la precocidad en las primeras cosechas y el menor coste de operación mitigan esa desventaja»

Valoración mercado almendra nacional e internacional, ¿en qué momento nos encontramos?

Este año han concurrido una serie de acontecimientos, siendo inaudito que hayan sucedido todos al mismo tiempo, sin duda ha sido una tormenta perfecta para la almendra en Iberia. Partíamos de una previsión de cosecha en Estados Unidos que se vio desbordada, alcanzando en términos absolutos los 3.000 millones de libras, que en términos relativos implica que todas las hectáreas de plantación de almendro de Estados Unidos, con independencia que esté en producción, en tercer año o de 23 años de antigüedad, tienen un promedio de producción 2700kg. Es una barbaridad cuando el 20% de la superficie cultivada de Estados Unidos está muy envejecida y se tienen que renovar en los próximos años.

Adicionalmente, se ha producido una fuerte corrección del tipo de cambio dólar/euro que perjudica a la almendra europea. Si a eso le sumamos el efecto de la pandemia en la demanda global, con especial impacto en el consumo de snacks por parte de aerolíneas y hostelería, se ha dado una situación adversa que no volveremos a ver en muchísimos años.

Aun así, el precio de la almendra ha tenido un buen comportamiento, en niveles dentro de los rangos que permiten una buena rentabilidad a las plantaciones de ISFA.

«Un año en el que, a pesar de las dificultades para iniciar un nuevo proyecto, hemos conseguido alcanzar los objetivos marcados»

Dónde están operando geográficamente y cuáles son los proyectos más importantes e interesantes que tienen?

En esta primera fase estamos operando en Andalucía y Portugal, en concreto hemos desarrollado 450 hectáreas en la provincia de Córdoba, y 600 en el Alentejo portugués. Este año continuaremos apostando por Portugal e iniciaremos nuestra actividad en Extremadura.

En total, en 2021 sumaremos otras 1300 hectáreas para alcanzar 2350. Nuestras zonas objetivo definidas desde el inicio, en conjunto con nuestros asesores, son Alentejo, Andalucía, Extremadura y la Valle del Ebro. En concreto, el Valle del Ebro será probablemente uno de nuestros objetivos para 2022. Buscamos núcleos de producción de más de 300 hectáreas con capacidad de crecimiento para poder alcanzar núcleos de 1000 hectáreas en entornos cercanos. De esa manera buscamos la optimización de las operaciones.

Además, la concentración nos permite optimizar las inversiones de la fase de transformación preindustrial de descapotado y secado con instalaciones específicas en cada uno de esos núcleos. Esperamos nuestra primera cosecha en 2022, y con mayores volúmenes a partir de 2024. Sin embargo, desde este año hemos comenzado a aproximarnos a la industria para ir posicionado nuestro producto y establecer compromisos de suministro.

Valoración del año como empresa

Con independencia de las connotaciones especiales del 2020, y de las dificultades que todos hemos, y estamos sufriendo, desde el punto de vista de nuestro proyecto ha sido un año ilusionante, intenso, y de un gran esfuerzo para todos los integrantes de ISFA. Un año en el que, a pesar de las dificultades para iniciar un nuevo proyecto, hemos conseguido alcanzar los objetivos marcados y cimentado los de los años venideros. Por tanto, no podemos estar más satisfechos con el balance del año.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba