Raúl Aguayo: “El futuro dependerá de la mejora varietal”

Compartir noticia

Raúl Aguayo: “El futuro dependerá de la mejora varietal y de la obtención de nuevas variedades más sostenibles”

Desde sus inicios, Todolivo ha mostrado una clara vocación investigadora, participando activamente en la mejora y evolución de la olivicultura.

Hemos entrevistado a Raúl Aguayo, director general de Todolivo, para que nos explique la actualidad de su programa de mejora genética y cómo ve el futuro del olivo en seto.

En Todolivo, hemos trabajado para desarrollar nuevas técnicas de cultivo como, por ejemplo, el Olivar en Seto, el cual están evolucionando desde 1999, poniendo en marcha ensayos en diferentes localizaciones, tipologías desuelo y climas. Con él, hemos conseguido mejorar la sostenibilidad del cultivo, incrementar la productividad y disminuir los costes de producción, posibilitando que el 100% de los aceites obtenidos sean virgen extra. En este contexto de investigación y mejora continua iniciamos también en 2007 un programa de mejora genética a través del cual obtuvimos 72 nuevas variedades de olivo.

 

¿Podrías explicarnos en qué consiste vuestro programa de mejora genética?

Consiste en obtener de forma natural nuevas variedades de olivo más productivas que sus padres y que permitan mejorar la rentabilidad de los agricultores. También consiste en ampliar el actual catálogo organoléptico de aceites, aportando nuevos sabores y aromas que posibiliten atender mejor los gustos y preferencias de los diferentes consumidores del mercado, lo que permitirá atraer a un mayor número de ellos e incrementar el consumo de aceite de oliva en el mundo.

Para ello, hace 17 años, iniciamos con la Universidad de Córdoba un programa de cruzamientos entre diferentes variedades, los cuales llevamos a cabo de forma natural mediante polinización cruzada, imitando los cruzamientos que antaño originaron las que hoy denominamos variedades tradicionales. El proceso de testeo para seleccionar, entre los miles de nuevas variedades obtenidas, cuales eran las que presentaban una mayor productividad que la de sus parentales ha durado años y ha sido muy exigente y riguroso. Han intervenido numerosos parámetros, lo que nos ha permitido clasificarlas en diferentes grupos. Unas han conseguido superar a sus padres debido a un mayor rendimiento graso, otras a través de una mayor cantidad de aceitunas, pero todas ellas han mostrado una gran regularidad productiva.

Una vez seleccionadas necesitábamos reafirmar su productividad. Para ello, realizamos múltiples ensayos a gran escala en fincas con superficies lo suficientemente grandes que permitieran imitar las futuras plantaciones que pretendíamos plantar. Así, nos hicimos con fincas de riego y secano en las que plantamos de forma masiva las 103 variedades que forman parte del programa, 72 de ellas obtenidas en las fases 1 y 2 del programa de mejora, más una colección internacional de 31 variedades tradicionales más productivas (incluidas sus padres) con las que están siendo comparadas.

Olivo de la variedad I-15

También iniciamos ensayos en diversas zonas geográficas. En ellas no solo analizamos su capacidad de productividad y rendimiento graso, sino también muchos otros parámetros, como la adaptación agronómica al seto, a la recolección mecanizada y a diferentes tipos de suelos y climas; las tolerancias o resistencias a enfermedades; la capacidad para volver a emitir yemas fructíferas de forma rápida; el inicio y término de floración, formación de hueso o maduración; los niveles de rendimiento graso desde primeros de octubre hasta principios de diciembre, grado de resistencia del fruto al árbol, análisis de sus aceites, etc.

De entre todas ellas, hemos seleccionado inicialmente una veintena de nuevas variedades muy productivas con las que estamos trabajando para poder ofertar a los agricultores plantaciones multivarietales con las que podrán conseguir un mejor aprovechamiento agronómico de su finca, disminuyendo los riesgos por incidencias meteorológicas, eligiendo cada cual las más idóneas para su tipología de tierra en cada una de sus besanas. En definitiva, el agricultor podrá cultivar nuevas variedades que no solo superarán a las tradicionales en producción, que son de fácil manejabilidad y que podrán ser cosechadas de forma temprana, sino que también tienen altos rendimientos grasos y diferentes momentos de floración (disminuye el riesgo de que la flor se queme por altas temperaturas), etc. Cada finca tendrá la posibilidad, además, de producir aceites monovarietales diferenciados o coupages de AOVEs únicos en el mundo.

Hasta ahora, y desde 2007, llevamos desarrolladas cinco fases de cruzamientos en el programa de mejora. En cada fase buscamos unos objetivos varietales determinados, pero siempre en cualquiera de ellas, buscamos que los hijos sean más productivos que sus padres. En la primera y segunda fase preseleccionamos las variedades por su producción y por su rendimiento graso y, además, aquellas variedades con maduración temprana. Todas las variedades pasaron una prueba de tolerancia a Verticillium. En la 3ª fase cruzamos una de las variedades más destacada de nuestro programa, Todolivo I-15P, con otras muchas variedades con el fin de encontrar hijos que no solo hereden las principales cualidades de sus padres, sino que las mejoren. En la 4ª y la 5ª fase hemos cruzado variedades muy productivas de nuestro programa con variedades que tienen unos aceites espectaculares, como, por ejemplo, coratina, picual o arróniz, etc. Con ello buscamos conseguir nuevas variedades cuyos aceites tengan excelentes propiedades físico-químicas, sabores similares a las de estas tradicionales, pero que, a su vez, tengan una alta producción.

El programa de mejora genética de Todolivo sigue vivo: el gran objetivo es la búsqueda de una mejora varietal continua.

La variedad Todolivo I-15P es la primera variedad comercial que disponéis de este programa. ¿Podéis explicarnos las características?

Todolivo I-15P la concebimos de forma natural por polinización cruzada entre Arbosana I-43® y Koroneiki I-38®. Se trata de una variedad de tamaño reducido, vigor medio-bajo y porte abierto. Requiere de una baja intervención en poda y que muestra una rápida respuesta productiva. Posee una producción precoz, alta y constante. Tras la poda, produce aceitunas un año antes que arbequina, lo que facilita su manejo y la rentabilidad de la explotación.

Plantación de Olivar en Seto en secano

Su rendimiento graso es elevado, tanto en maduración temprana como tardía, siendo en temprana cuando alcanza las mayores diferencias productivas frente al resto de variedades. Se trata de una variedad resistente al repilo y tolerante a Verticilium y Tuberculosis. En cuanto a su aceite, tiene intensos aromas herbáceos, con notas a frutas verdes. Se aprecian en él sabores a plátano, manzana, hierba fresca y almendra verde. El aceite de Todolivo I-15P posee un reconocible picor acompañado de un ligero amargor que lo hacen muy equilibrado y armónico en el paladar.

Todolivo I-15P es un claro exponente de los objetivos perseguidos en nuestro programa de mejora genética: obtener nuevas variedades de olivo más productivas que las actuales, que se adapten bien a la recolección mecanizada con cosechadora y que, a su vez, permitan a los agricultores alcanzar una mayor rentabilidad en sus explotaciones. También se contempla producir AOVEs únicos en el mercado con los que diferenciar su oferta y atender mejor a los gustos y preferencias de los diferentes consumidores. Es la primera variedad del programa de mejora genética que comercializamos.

Por otro lado, entendemos también que Todolivo I-15P está en el grupo de variedades que van a mejorar la ecología en las fincas. El motivo radica en que esta variedad, que tiene una producción alta y constante, no necesita producir el 100% de aceitunas para conseguir batir a las variedades tradicionales, ya que su rendimiento graso es elevado, pudiendo producir con un 80% de las aceitunas la misma o más cantidad de AOVE que el resto.

¿Cuáles son las siguientes variedades/cruzamientos que creéis más interesantes desde el punto de vista comercial?

Dentro de las 72 nuevas variedades obtenidas de las dos primeras fases de nuestro programa de mejora genética, encontramos grupos de variedades con caracteres muy representativos. Las variedades Todolivo I-15P y Todolivo I-42P han demostrado no solo ser más productivas que sus padres sino también que cualquiera de las 31 variedades tradicionales con las que se le está comparando tanto en secano como en riego.

También hay un grupo de variedades de pequeño vigor y tamaño reducido y muy productivas: la Todolivo I-14P, Todolivo I-16P, Todolivo I-20P, Todolivo I-30P, Todolivo I-40P, Todolivo I-41P, Todolivo I-51P, Todolivo I-99P y Todolivo I-100P.

También hay algunas variedades con un aceite muy potente como Todolivo I-30P y Todolivo I-48P. Este aceite es capaz de aguantar envasado con su índice de calidad de AVOE durante períodos de tiempo largos. Esto permitirá sustituir estas variedades por otras tradicionales con mucho vigor como, por ejemplo, koroneki o veceras como coratina, cuya capacidad productiva es inferior y posee un manejo muy complejo.

Para suelos débiles también disponemos de variedades con un vigor medio alto, como Todolivo I-17P, Todolivo I-27P y Todolivo I-31P ya que son muy productivas.

Para fincas en régimen de secano disponemos de un grupo de variedades muy productivas como, por ejemplo, Todolivo I-15P, Todolivo I-17P, Todolivo I-26P, Todolivo I-42P, Todolivo I-50P, Todolivo I-51P, Todolivo I-99P, Todolivo I-100P y Todolivo I-101P.

También existen variedades de muy alto rendimiento graso como la Todolivo I-26P Todolivo I-42P, Todolivo I-45P y Todolivo I-50P que van a permitir obtener aceite de una forma más eficiente y sostenible, ya que son capaces de producir una gran cantidad de aceite/ha con una menor cantidad de aceitunas.

Aunque todas las nuevas variedades obtenidas de nuestro programa son de recolección temprana, las hay también de recolección extra temprana como por ejemplo Todolivo I-15P, Todolivo I-50P, Todolivo I-42P y Todolivo I-46P. Esto permitirá a los agricultores vender sus aceites en el inicio de la campaña cuando su precio de cotización suele ser el más elevado del año.

Proceso de recolección mecanizado

Tampoco nos olvidamos de aquellos que por alguna razón no puedan plantar en seto y tengan que hacerlo en copa. Para ellos disponemos de variedades como Todolivo I-26P, TodolivoI-27P y Todolivo I-45P que destacan por su elevada productividad, rendimiento graso y maduración precoz.

Desde 2008 cultivamos olivares en seto para verdeo. La obtención de nuevas variedades para mesa son una realidad con Todolivo I-25P y Todolivo I-27P. Hace algunos años también iniciamos nuevos cruzamientos para obtener variedades resistentes a la Xylella.

Todolivo y Agromillora han firmado un acuerdo de distribución. ¿Cuáles son los principales beneficios fruto de esta unión que puede disfrutar el agricultor?

Los beneficios que obtiene el agricultor con nuestro acuerdo son ingentes. Se le abre un abanico enorme de variedades idóneas para el cultivo del Olivar en Seto para plantar en su finca, todas ellas muy productivas, en lugar de las 3 o 4 tradicionales que había hasta ahora.

Con las nuevas variedades obtenidas por Todolivo las posibilidades de personalización de las fincas multivarietales aumenta de forma considerable, lo que va a provocar que los agricultores puedan producir excelentes AOVEs con sabores diferenciados. Podrán producir más que con las plantaciones monovarietales, disminuyendo, además, los riesgos de una posible inclemencia meteorológica. Otra de las ventajas es que podrán recolectar todas las variedades al unísono de forma extra temprana o temprana.

En definitiva, partiendo y respetando los objetivos o intereses de cada agricultor, se trata de dilucidar cual es la mejor opción para su finca desde un punto de vista agronómico, siendo una muy buena opción plantar diferentes variedades en la misma, para que éste obtenga la máxima productividad con los mínimos problemas posibles. Asimismo, los aceites que se obtengan de las nuevas plantaciones serán únicos porque cada agricultor plantará las variedades en función de sus preferencias y circunstancias agroclimáticas.

Agromillora y Todolivo son dos empresas que están muy interesadas en mejorar la agricultura, haciéndola más rentable y sostenible. Con este acuerdo y la irrupción de la mejora genética se abre una ventana de oportunidades que permitirá a los agricultores, no solo mejorar la rentabilidad de sus explotaciones utilizando variedades más productivas que las actuales, sino también disminuir los costes de mantenimiento, ya que éstas requieren de un manejo sencillo y económico. También podrán llevar a cabo una olivicultura más ecológica, debido al alto rendimiento graso que les permitirán producir, con una menor cantidad de aceitunas, la misma cantidad de aceite, o una mayor, que otras variedades, reduciendo de este modo las emisiones de CO2 a la atmósfera.

¿Por dónde pasa el futuro de la olivicultura en seto?

Una vez que estamos ya muy cerca de alcanzar el óptimo en el modelo productivo del cultivo, sin ningún tipo de dudas, el futuro dependerá de la mejora genética y la obtención de nuevas variedades más sostenibles, que mejoren a las actuales en productividad y/o rendimiento graso, muestren una mayor resistencia o tolerancia a enfermedades, manejabilidad. Y, tengan una buena adaptación a la recolección mecanizada, al mismo tiempo que permitan una óptima adaptación a circunstancias agroclimáticas específicas, así como también posibiliten disminuir los costes de su manejo y ampliar la gama de AOVEs.

En los próximos años desde Todolivo seguiremos centrando nuestra atención en la producción de nuevas variedades con el que provocar una mejora continua y seguir buscando la excelencia.

 

No te pierdas ninguna historia.

Recibe nuestro resumen semanal con las últimas noticias, artículos y recursos.

SUBSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER