Saltear al contenido principal
Olint

Nutrición vegetal y seguimiento nutricional

Nutrición Vegetal Y Seguimiento Nutricional

El servicio de seguimiento nutricional integra el monitoreo durante la temporada, del sistema Agua-Suelo-Planta en distintos estados fenológicos del cultivo.

El servicio se basa en el monitoreo del agua de riego, solución fertilizante, solución de suelo, dinámicas foliares y de fruto, así como la asistencia técnica de agrónomos especializados en nutrición vegetal. De este modo, el productor cuenta con información oportuna y simple, con diagnósticos claros y precisos, junto con recomendaciones prácticas y ajustadas a la realidad de cada productor.

A continuación se describen cada uno de los análisis involucrados y su importancia para los cultivos:

Sistema Suelo – Solución Suelo:

El suelo es un sistema compuesto por tres fases de gran importancia: fase sólida, gaseosa, y líquida. Es en la fase sólida donde interactúan la materia orgánica y las partículas de suelo, que determinan la textura y fertilidad potencial de un suelo. El espacio poroso da origen a la fase gaseosa, donde ocurre el intercambio entre CO2 producido por las raíces y O2 proveniente de la atmósfera. Frente a un evento de riego la porosidad comienza a saturarse con agua y da lugar a lo que se conoce como fase líquida, la cual mantiene los elementos nutritivos en solución (solución de suelo; Figura 1).

Figura 1. Diagrama sistema interacción complejo suelo – solución suelo – raíz. Modificado de 2005 Pearson Education, Inc. Publicado como Pearson Benjamin Cummings. Todos los derechos reservados.
Figura 1.
Diagrama sistema interacción complejo suelo – solución suelo – raíz.
Modificado de 2005 Pearson Education, Inc. Publicado como Pearson Benjamin
Cummings. Todos los derechos reservados.

La solución de suelo es un parámetro dinámico de gran relevancia ya que constituye el medio de transporte de las formas inorgánicas o iónicas de los nutrientes, y debe responder a los requerimientos específicos de un cultivo y su fenología. Las raíces respiran continuamente y liberan cantidades significativas de CO2, el cual en contacto con el agua del suelo se convierte en ácido carbónico (H2O + CO2 = H2CO3), el cual se disocia rápidamente en hidrógeno y bicarbonato (H+ + HCO3). Los iones H+ difunden hacia las partículas de suelo y desplazan fácilmente otros cationes ligados a las posiciones de cambio, como por ejemplo potasio y sodio (K+ y Na+ respectivamente).

De esta forma, los cationes inicialmente adsorbidos al suelo se intercambian con el H+ y pasan a la solución de suelo, donde pueden ser absorbidos por las raíces. Se genera así un fenómeno de intercambio iónico entre el suelo y el cultivo. Las aplicaciones exógenas de fertilizantes al suelo alteran las propiedades de la solución de suelo, y los nutrientes disponibles para la absorción. Sin embargo, una fracción de los nutrientes aplicados puede pasar directamente al complejo de cambio de las partículas de suelo, mientras que otra puede lixiviar en profundidad. En ambos escenarios se  disminuye la eficiencia de las fertilizaciones.

Entre los factores que regulan la absorción de iones se encuentran:

  • Aireación de suelo
  • Temperatura
  • pH de la solución de suelo
  • Sinergismos/antagonismos
  • Conductividad eléctrica
Figura 2. Diagrama de ubicación de sondas lisimétricas de succión de solución suelo a distintas profundidades del perfil.
Figura 2. Diagrama de ubicación de sondas lisimétricas de succión de solución suelo a distintas profundidades del perfil.

A medida que aumenta la concentración de un ión específico en la solución de suelo, incrementa también la probabilidad
de absorción, lo cual es particularmente relevante para aquellos iones cuyo mecanismo de absorción es la difusión.
Sin embargo, la absorción se compromete cuando la cantidad total de sales disueltas supera un umbral determinado por el cultivo (potencial osmótico o conductividad eléctrica de la solución de suelo).

Finalmente, los iones disueltos en la solución de suelo ingresan a las raíces de las plantas mediante dos procesos de absorción, referentes al gasto energético: absorción pasiva o activa. Dentro de la absorción pasiva (sin gasto energético) destaca el flujo de masas, mientras que en el transporte activo ocurre en contra de una gradiente de concentración y requiere un gasto de energía para los transportadores o “carriers” específicos.

La falta de información y herramientas que permitan un adecuado diagnóstico del estado nutricional de la planta en el campo para la elaboración de programas de fertilización, lleva en la mayoría de los casos a la utilización de planes establecidos por “literatura”, recomendados por vecinos, o por prueba y error durante años. Todas prácticas que en general no consideran las condiciones de cada parcela ni la realidad productiva. La altísima variabilidad que podemos encontrar dentro de una misma finca, hace que un plan de fertilización funcione de manera muy distinta según el tipo de suelo, variedad, condición climática y manejo, e incluso durante temporadas.

Esto da lugar a fertilizaciones ineficientes, y una disminución progresiva del rendimiento y la calidad, así como un constante impacto en las características del suelo. Los análisis de suelo y foliares ayudan a elaborar o corregir planes de fertilización, pero en la mayoría de los casos no permiten tener una evaluación y monitoreo del mismo. No es posible con sólo un análisis en la temporada conocer qué ocurre con los nutrientes una vez que son aportados vía riego en cada estado fenológico, cuanto es lo absorbido por las raíces y cuánto se pierde por ineficiencia.

Tampoco nos indican el cómo y el cuándo de la fertilización, ni poder reaccionar a tiempo frente a excesos o deficiencias. De hecho, muchas veces ni siquiera se cuenta con la persona indicada para poder llevar a cabo una correcta interpretación, lo que hace más improbable poder lograr nuestras metas y objetivos productivos. La metodología establecida por AGQ Labs permite diagnosticar la dinámica de los nutrientes en la solución de suelo durante los distintos estados fenológicos de gran relevancia, y para ello se emplean sondas lisimétricas de succión, las cuales nos permiten obtener solución de suelo desde el perfil.

Con las muestras obtenidas desde las sondas, se realiza un proceso analítico en laboratorio, que nos permite obtener información respecto a la disponibilidad de distintos iones para la planta (Figura 2).

Figura 3. Ejemplo de dinámica foliar para Nitrógeno (superior) y Potasio (inferior) para Almendro.
Figura 3. Ejemplo de dinámica foliar para Nitrógeno (superior) y Potasio (inferior) para Almendro.

Solución Fertilizante Riego

El análisis de solución de fertilizante es obtenido directamente de la salida del emisor (gotero o microaspersor), y nos aporta información sobre la solución nutritiva que ingresa al sistema una vez que se han inyectado los fertilizantes. Con
esta información es posible controlar que cada nutriente se aporte en la forma y dosis correcta, además de incluirlos en proporciones adecuadas para evitar competencias.

Esta solución Fertilizante penetra en el perfil y comienza a reaccionar con el suelo. El suelo, según sea su capacidad de intercambio catiónico, aportará cationes a esa solución y le restará otros. Por otra parte, el sistema radicular, que absorbe de esa solución de suelo, restará también una cantidad de sales y de agua según su actividad, edad, estado fenológico y condiciones ambientales. La fracción restante de la solución fertilizante será lavada a través del perfil.

Dinámica Foliar y Frutos

Figura 4. Diagrama cíclico de la auditoría del istema suelo-agua-planta.
Figura 4. Diagrama cíclico de la auditoría del sistema suelo-agua-planta.

La información obtenida desde la analítica de suelo, agua de riego, solución de suelo y solución de fertilizante, son fundamentales para llevar a cabo un manejo integral del sistema. Sin embargo, dicha información carece de sentido si no es complementada con datos provenientes del cultivo, ya que finalmente nuestro principal objetivo es generar un efecto positivo sobre la planta. Para complementar el servicio de seguimiento nutricional, cada momento de muestreo incorpora análisis de tejido, hojas y frutos según corresponda.

La dinámica foliar permite evaluar la respuesta de la planta a nuestros manejo nutricional, así como también permite observar tendencias a nivel de tejido y adelantarnos a un potencial problema o deficiencia nutricional. Para ello, AGQ Labs ha desarrollado curvas de referencia foliares para todo el ciclo del cultivo, considerando información histórica de distintos productores y empresas agrícolas a lo largo del país (Figura 3).

La metodología establecida por AGQ Labs permite diagnosticar la dinámica de los nutrientes en la solución de suelo durante los estados fenológicos de gran relevancia, así como también completar la información con datos analíticos de agua de riego, solución fertilizantes, y dinámicas de tejido (hojas y frutos). Gracias a esta información es posible maximizar la eficiencia de la fertilización, auditoría constante del sistema suelo- agua-planta (Figura 4), aumentar el rendimiento y calidad del producto final, así como también la rentabilidad del cultivo. Dentro de los beneficios del sistema, destacamos:

  • Hace posible determinar la necesidad nutricional real del cultivo.
  • Permite corregir deficiencias o excesos nutricionales de forma oportuna.
  • Propicia establecer planes de fertilización en base a la necesidad real del cultivo y con esto no sobre-fertilizar.
  • Facilita elaborar estrategias para combatir condiciones de salinidad en suelo, en base a sinergismos y antagonismo de iones en solución.
  • Posibilita evaluar la eficiencia de la fertilización y el aprovechamiento de los nutrientes.
  • Afecta de forma positiva la productividad de las parcelas, pudiendo generar en la fruta mejores calibres, color, concentración de solidos solubles, firmeza, entre otros.
  • Genera ahorros al reducir los planes de fertilización, ya que considera todas las fuentes que aportan nutrientes.
  • Asistencia técnica durante todo el periodo de duración del seguimiento nutricional.
Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba